Pasar al contenido principal

¿Qué es la oxigenoterapia?

La falta de oxígeno provocada por insuficiencia respiratoria puede ser compensada por la administración de oxígeno medicinal.

¿Qué es la oxigenoterapia?

La oxigenoterapia es un tratamiento bajo prescripción médica en el que se suministra oxígeno en concentraciones mayores a las del aire ambiente con la finalidad de tratar o prevenir la deficiencia de oxígeno en la sangre (hipoxemia). Está indicado principalmente para la insuficiencia respiratoria crónica.

Existen diferentes fuentes (equipos de oxigenoterapia) para suministrar oxígeno. La elección de la misma, la forma de administrarlo y la cantidad de oxígeno que el paciente deba recibir (dosis) dependerá de las necesidades de cada paciente y se detallará en la prescripción que realice el médico.

Determinación de la dosis

La dosis de Oxígeno (0) a administrar debe ser establecida individualmente determinando el flujo necesario para conseguir los objetivos terapéuticos.

El flujo se expresa en L/min (litros por minuto).

Beneficios

Un uso del oxígeno que responda a la prescripción del médico permite reducir la disnea (dificultad respiratoria que se manifiesta por una falta de aire), lo cual se traduce automáticamente en una mejora del bienestar del paciente tanto a nivel físico como emocional.

Medidas de seguridad para el uso del oxígeno

El oxígeno no es un combustible, pero activa la combustión de cualquier material inflamable (el oxígeno es un comburente).

Es por ello que las siguientes consignas deben cumplirse para realizar una oxigenoterapia segura:

  • No fumar en los lugares de uso y de almacenamiento de equipos de oxígeno.
  • No utilizar el equipo de oxígeno cerca de un punto de calor, llama o chispas.
  • Alejar las materias fácilmente inflamables de los equipos de oxígeno.
  • No aplicarse jamás un producto graso en presencia del oxígeno (pomadas, cremas, grasas, vaselina, etc.).
  • No engrasar ni lubricar el equipo de suministro de oxígeno.
  • Asegurarse de tener las manos limpias antes de manipular el equipo y sus accesorios.
  • No utilizar propulsores de aerosoles ni disolventes cerca del equipo, aún si no está en funcionamiento.

Recomendaciones generales

  • Cumplir con la prescripción del médico.
  • Poseer siempre visible los números de bomberos, de emergencias médicas y de su proveedor de oxigenoterapia.
  • Mantener el equipo y sus accesorios en buen estado y sustituir los descartables cuando sea necesario.