Pasar al contenido principal

Medidas de seguridad para el uso del respirador domiciliario

Un paciente se encuentra apto de realizar el tratamiento de ventilación mecánica en domicilio cuando su cuadro es clínicamente estable.  La participación de sus cuidadores (familiares, personal de empresas de internación domiciliaria) es necesaria para que el paciente reciba un tratamiento acorde al recibido en el hospital y tenga oportunidad de regresar brevemente a sus actividades diarias.

La disponibilidad y funcionamiento correcto del equipamiento médico instalado es clave, es por ello que las siguientes consignas deben cumplirse para realizar una ventilación mecánica segura:

  • No cubrir ni tapar el respirador y su entrada de aire.
  • Mantener el respirador sobre una base plana y estable.
  • Evitar los líquidos cerca del respirador y sus accesorios.
  • No exponer el respirador a la luz solar directa ni cerca de una fuente de calor.
  • Contar con instalación eléctrica apropiada.
  • Utilizar solo baterías externas provistas por el proveedor de ventilación mecánica. Comprobar regularmente su carga.
  • Mantener el respirador siempre conectado a la red para evitar que la batería interna se descargue.
  • Contar con resucitador manual y set de descartables (circuito) de repuesto.

Los ajustes del equipo sólo pueden realizarse por personal especializado bajo prescripción médica.