Pasar al contenido principal

Máscaras

Están compuestas por una almohadilla suave que entra en contacto con la piel y usan una correa, o arnés, para sostenerla cómodamente contra la cara. Se conectan con el equipo por medio de un tubo corrugado o tubuladura.

Es fundamental que la máscara tenga un puerto de fuga para exhalar el dióxido de carbono exhalado. La mayoría poseen, además un puerto de conexión para oxígeno.

Las máscaras CPAP vienen en una variedad de configuraciones, clasificadas en base a su punto de apoyo:

Almohadillas nasales, que descansan contra las fosas nasales

Máscaras nasales, que cubren la nariz.

Máscaras buco nasales o naso bucales, que cubren  nariz y boca.