Pasar al contenido principal

Historias que Inspiran

La historia de Laura Figueredo

La vida, la energía y la vitalidad se encarnan en Laura Figueredo, una paciente de VitalAire, que nació con linfangioleiomiomatosis y que, paradójicamente, con mucho trabajo de su parte rechazó el rol de víctima para ser una inspiración en todo sentido.

De todo lo malo algo bueno vendrá

Laura tiene 42 años y lucha a diario por ser feliz y llevar una vida lo más “normal” posible. Desde que nació recibió tratamientos respiratorios… Hoy, con tan sólo un 25% de su capacidad pulmonar, esta guerrera dedica un tiempo importante a una rutina diaria donde realiza Ashtanga Yoga, otros días de cinta y bicicleta intensa y el último día un circuito de ejercicios. Esta variedad de actividades conforman su rehabilitación cardiorespiratoria, permitiéndole mantenerse en forma para el futuro trasplante bipulmonar y gozar de buena calidad de vida.

Sus padecimientos fueron varios… debió padecer 10 operaciones por neumotórax y una operación de riñón, someterse a varios tratamientos dolorosos, pero la alegría por vivir cada día y el amor de un marido maravilloso y de sus 7 gatos no la dejan claudicar. Si bien reconoce que tiene días difíciles, asegura:

“la enfermedad me enseñó que uno puede ser feliz más allá de cualquier cosa”.

Laura destaca un momento de su vida que la ayudó a aceptar su realidad: la asistencia a un Taller de dialéctica conductual, donde pudo aprender a convivir con su enfermedad en forma sana y satisfactoria. Aprendió que, a veces, no se puede evitar el dolor pero sí el sufrimiento. Allí templó su carácter y ello, la ayudó a superar el sufrimiento constante que padecía por la falta de aire (disnea), comprendiendo que es momentánea.

La niña, que de chica soñaba con realizar deportes extremos, eligió tomar las riendas de su destino, ir al frente, elegir, generar y aprovechar cada oportunidad... sus deseos serán cumplidos... mientras tanto, Vitalaire le proporciona el oxígeno para que lleguen alto y se hagan eco.

 

Acerca de la Enfermedad

La linfangioleiomiomatosis es el crecimiento progresivo de células musculares lisas atípicas formando quistes en los pulmones, compatibles con células de vasos linfáticos, cardiacos, formando quistes en los pulmones. Es rara y aparece exclusivamente en mujeres jóvenes, en edad fértil. Los síntomas consisten en disnea, tos, dolor torácico y hemoptisis; es frecuente el neumotórax espontáneo y los angiomiolipomas renales. El trastorno es lentamente progresivo, aunque no siempre es así, y en el transcurso de los años puede conducir a la insuficiencia respiratoria en diferentes grados. El tratamiento es la terapia con sirolimús, sólo en pacientes con más del 60% de capacidad pulmonar. Cuando la enfermedad está más avanzada el trasplante pulmonar es la decisión más acertada. Afecta de 3 a 5 pacientes de entre 1 millón de personas.